martes, 6 de noviembre de 2012

Un paseo por Barcelona: El Barrio Gótico

Una visita que intento hacer cada año y no me canso de repetir es a la gran ciudad de Barcelona. Cada vez que voy descubro nuevos rincones, pero si algo me agrada particularmente es su Barrio Gótico.

El Barrio Gótico es uno de los cuatro barrios que conforman la Ciutat Vella (Ciudad Vieja) y es el núcleo más antiguo de la ciudad y su centro histórico. Está delimitado por Las Ramblas, Vía Laietana, el Paseo de Colón y la Plaza de Cataluña; allí existen numerosos monumentos de gran valor patrimonial e histórico, desde edificios y plazas medievales hasta verdaderas reliquias de la época Romana. Esta mezcla histórica de callejones estrechas y plazas, en muchos casos peatonales, está llena de carácter y encanto siendo un lugar de numerosas tiendas, bares y restaurantes.

Sin duda es una gran experiencia perderse por sus calles, pero hay ciertos lugares que nadie debería perderse:

- Catedral de Santa Eulalia: La catedral actual se construyó durante los siglos XIII a XV sobre la antigua catedral románica, edificada a su vez sobre una iglesia de la época visigoda a la que precedió una basílica paleocristiana, cuyos restos pueden verse en el subsuelo, en el Museo de Historia de la Ciudad. La finalización de la imponente fachada en el mismo estilo, sin embargo, es mucho más moderna (siglo XIX). En su claustro viven 13 ocas blancas ya que se dice que la mártir Santa Eulalia era pastora de estos animales en Sarriá y fueron ellos quienes, con sus graznidos, la avisaron de la llegada de sus verdugos. El número de ocas corresponde con la edad de la joven Eulalia.

En la plaza de la catedral se celebran durante todo el año distintos eventos que la otorgan un carácter especial: la semana del libro en catalán en septiembre , los bailes de Sardana (baile típico catalán) los domingos al mediodía, el mercado de antigüedades cada jueves y especialmente el mercado de Navidad. En el mercado, una fiesta tradicional en Barcelona, se venden figuras para belenes, árboles de Navidad, adornos navideños, dulces y artesanías. 


- Restos del templo de Augusto: Quizás sea de los lugares menos visitados pero sin duda, por los siglos de historia que poseen es un lugar que merece mucho la pena ver. El templo de Augusto fue un templo construido al emperador César Augusto en lo que fue el antiguo foro de Barcina.  Los restos (4 columnas) del templo están encajados dentro de un palacio renancentista que actualmente es la sede del Centro Excursionista de Barcelona (c/Paradis, 10). La entrada es gratuita, por lo que recomiendo a todos los viajeros que no dejen de visitar los restos de un pasado esplendoroso, que ha sobrevivido encerrado entre cuatro paredes.



- Basílica Santa María del Mar: Famosa por ser escenario de la novela de Ildefonso Falcones, La catedral del mar, Santa María del Mar es uno de los monumentos arquitectónicos más bellos de Barcelona. Fue construida entre 1329 y 1393, cuando Catalunya era una de las grandes potencias marítimas y comerciales. Es un precioso ejemplo del estilo gótico catalán. La fachada principal de la basílica da hacia una pequeña plaza, un poco estrecha para poder apreciarla plenamente. Pero si entras, es un lugar impresionante. El magnífico rosetón no es el original. El primero cayó sobre la multitud el día del Corpus en 1428 debido a un gran seísmo de cerca de 8 grados en la escala de Richter. Docenas de personas murieron aquel día. Años más tarde se repuso el rosetón por el que podemos ver actualmente.



- Plaza de Sant Jaume: Esta plaza es una de las más antiguas y representativas de la ciudad. Desde la antigüedad ha sido siempre el centro histórico y administrativo de la ciudad, emplazada donde se levantaba el foro de la ciudad romana. Hoy en día es donde se encuentran los dos edificios de la administración catalana más importantes: la Generalitat de  Catalunya y el Ayuntamiento de Barcelona, uno frente al otro. Ambas instituciones ya existían en la época medieval y son aún hoy en día las encargadas de gobernar la vida de catalanes y barceloneses. La ubicación de ambos edificios no es casual, ya que la plaza Sant Jaume se encuentra en la confluencia de las antiguas calles principales de la Barcino romana, el Cardus (actuales calles de la Llibreteria y del Call) y el Decumanus (ahora calles Ciutat y Bisbe).




- Conjunto monumental Plaza del Rei: Este es el núcleo donde nació el Museo de Historia de la Ciudad de Barcelona en el año 1943. Los restos que contiene van desde la Barcino romana del siglo I a. C. hasta la Barcelona del siglo XIII d. C., ya en la Alta Edad Media. Una visita a su subsuelo permite pasear por las calles de la Barcelona romana, acercarse a la muralla de la época, entrar en una tintorería del siglo II d. C. o contemplar los vestigios de la primera comunidad cristiana de la ciudad. El Conjunto se completa con importantes edificios medievales como el Palacio Real, la Capilla de Santa Àgata o el Palacio Gótico conocido como Casa Padellàs. En este último edificio se ubican las exposiciones temporales dedicadas a la Barcelona moderna y contemporánea. 



- Plaza Real: Situada junto a Las Ramblas, esta sorprendente plaza de estilo neoclásico es una de las más agradables y animadas de la zona. Esta plaza de forma rectangular sirve de punto de encuentro y de descanso para mucha gente, por lo céntrico de su localización y por su popularidad.
En el centro de ella se sitúa la llamada fuente de las Tres Gracias, donde muchos se toman un descanso luego de una buena caminata diurna o se toman algo para calentar el cuerpo previo a una buena fiesta en alguno de los clubes y bares que se encuentran a su alrededor. Además, contiene uno de los primeros encargos de Gaudí realizado por el Ayuntamiento de Barcelona: Las farolas o fanals.



- Barrio Judío: A pesar de que el barrio conocido como El Call fue abolido hace más de 600 años, aún es posible encontrar algunos restos del que fuera el barrio judío de la ciudad. Una serie de calles, callejones, pequeñas plazas que representan a la olvidada comunidad medieval judía que existió en la Ciudad Condal. Su destino fue tan trágico como el resto, siendo saqueada durante la famosa oleada antijudía de 1391, en la que murieron más de 300 judíos.

Os dejo un enlace con una gran ruta por la Barcelona judía: Ruta por Barcelona Judía


Los mencionados son algunos de los puntos más característicos del Barrio Gótico pero hay muchos otros que no conviene perderse. Hacer un recorrido a pie por el barrio gótico es la mejor forma de impregnarse de su encanto. ¡Que lo disfrutéis!.

0 comentarios:

Publicar un comentario