viernes, 19 de octubre de 2012

Día 5: Top on the rock, Flatiron, Union Square y Century 21.

Era el quinto día y las caminatas anteriores ya iban pesando, por lo que fue inevitable que se nos pegaran un poquito las sábanas por la mañana. Tras levantarnos, hicimos nuestro ritual de cada día: Desayunito en Starbucks y a andar.
El trayecto no nos llevó más de quince minutos, ya que nos dirigíamos al cercano Rockefeller Center. Bueno, a descontar de eso los diez minutos que hicimos cola en Magnolia Bakery para probar los famosos cupcakes que en tantas películas o series hemos visto. Estaban buenísimos, 100% recomendables siempre que os gusten las cosas muy dulces. En la puerta vimos tres o cuatro "carries" comiéndose su pastelito a lo Sexo en Nueva York.


Es imposible que comas ESTO y estés tan flaquita, dear Carrie...
A unos pocos pasos nos topamos con el majestuoso Rockefeller Center. Lo primero que nos llamó la atención fue que, a pesar de estar aún a mediados de Octubre, ya estaba instalada en su Plaza la pista de hielo habitual cada invierno.

Pista de patinaje del Rockefeller
Tras unas ojeaditas por las tiendas de los alrededores, como Lego, NBC, la tienda del MET, etc., entramos en el edificio para subir al Top of the Rock, la plataforma situada en el piso 67. Tarjeta New York Pass en la mano y adentro. Tras pasar el ya habitual control de seguridad en cualquier atracción neoyorkina, pasamos a un vestíbulo donde tenías que ver 3 vídeos de 4 minutos cada uno: La historia del Rockefeller Center, la construcción y el árbol de navidad del Rockefeller. Se hacen un poco largos teniendo en cuenta que lo que uno está deseando es ver las vistas de la ciudad de Manhattan.
Tras su visionado nos adentramos en unos elevadores con techo de cristal donde se proyectan distintas imágenes de las décadas de vida del edificio. Además, permiten apreciar la velocidad que alcanzan.
Una vez en el piso 67, nos encontramos con una gran habitación panóramica con dos sofás y dos impresionantes terrazas con vistas al norte y al sur de la ciudad. Sin palabras para describirlo. Lo único que se te pasa por la cabeza estando allí arriba es todo lo que darías por poder hacerte un apartamento en ese lugar. Las vistas de Central Park son espectaculares y además puedes ver algo que no se ve desde el mirador del Empire State, el propio Empire.



Vistas desde el Rockefeller Center
Para cuando nos quisimos dar cuenta era la hora de comer, por lo que regresamos sobre nuestros pasos con destino a Times Square donde nos esperaba el restaurante Bubba Gump, del que habíamos leído muy buenas críticas. Se trata de un restaurante temático sobre la película de Forrest Gump y sus platos principales que, como no podía ser de otra forma, giraban en torno a las gambas cocinadas de todas las maneras posibles; no nos defraudó en absoluto. La comida, estupenda (gambas Cajún, Fish and Chips y una deliciosa hamburguesa; y el servicio estaba también a la altura. Eso sin olvidar que de precio no andaba mal. Tiene como especial particularidad un cartel sobre la mesa que indica si no necesitas nada del camarero (Run, Forrest Run!) o quieres que se acerque (Stop, Forrest Stop!).

Run Forrest Run!
Gambas Cajun
Con el estómago a punto de explotar (de placer también), estábamos en la disyuntiva de ir a echar una siesta al hotel, o acercarnos a Union Square para ver el Greenmarket. Sacando mucha fuerza de voluntad, optamos por la segunda alternativa.
El Greenmarket es un mercado de productos frescos que venden pequeños agricultores y ganaderos de la zona de Nueva York. Venden carnes, pescados, productos lácteos, flores de temporada, plantas, frutas y verduras y hasta artículos textiles confeccionados de forma natural, o lanas teñidas artesanalmente. Es realmente chocante ver un mercado así encuadrado entre tantos rascacielos. 

Green Market

Visto el mercado, bajamos por Broadway hasta el Madison Square Park, enfrente del famoso edificio Flat Iron. Es un parque pequeño con ardillas y buena ambientación.

The Flat Iron

En Madison subimos al Metro y nos acercamos a Wall Street en el Downtown, para hacer unas compras en Century 21th, los almacenes de rebajillas por antonomasia de Nueva York; bien no son las tiendas de la Quinta Avenida, pero !jo!, qué precios. No es sólo para mujeres, también hay mucho para el público masculino y de hecho, un poco de todo para cualquiera. A buen precio y buenas marcas. Es raro no ver a alguien con una bolsa del 21th en la mano, por NY. Generalmente, chicas sonrientes.

The Century 21th Saldillo Center

Con los pies rotitos una vez más, que tantos días pateando pasan factura, volvimos al Hotel Milford, nuestra "base", con unas pizzas y refrescos y grandes deseos de caer en la cama. En esta época del año, anochece sobre las 17:00 horas, así que hay que levantarse temprano para aprovechar bien las horas de luz de cada día, especialmente si hay que ir a la Estatua de la Libertad, subir a un rascacielos o... hacer un picnic en Central Park. Que es precisamente lo que haremos mañana.

Good Night NY!



0 comentarios:

Publicar un comentario